La llegada del frío trae consigo la necesidad de garantizar el óptimo funcionamiento de nuestros sistemas de calefacción. Sin embargo, es común que durante el periodo de inactividad estival, algunos componentes como las electroválvulas o las válvulas de seguridad puedan presentar fallos. Estos problemas suelen manifestarse justo cuando se intenta poner en marcha la calefacción, generando preocupación en los usuarios. En este artículo, resolveremos algunas de las dudas más frecuentes relacionadas con el mantenimiento y la reparación de estos elementos, asegurando que el calor vuelva a nuestros hogares de manera eficiente y segura.

Solución a problemas comunes en sistemas de calefacción

válvula-zona-2-vías-como-instalar

Identificación y reemplazo de electrovalvulas defectuosas

Guía-fácil-Cambio-de-válvula-de-zona-motorizada-en-radiadores

Al enfrentarse con una electroválvula que no funciona correctamente, es imprescindible realizar un diagnóstico acertado. La antigüedad del componente puede ser un indicador clave para decidir su reemplazo. Antes de proceder, es necesario vaciar el circuito de calefacción, lo que puede implicar el uso de métodos alternativos si no se dispone de un desagüe adecuado.

Instalación correcta de la nueva electrovalvula

Solución-a-Problemas-Comunes-en-Sistemas-de-Calefacción

Una vez extraída la pieza defectuosa, se debe seleccionar una electroválvula equivalente, preferiblemente de la misma marca, para garantizar la compatibilidad. Al instalar la nueva, es crucial respetar la posición original, marcada comúnmente como A-B o B-A, asegurando así su correcta función dentro del sistema.

Cambio de juntas y aseguramiento de conexiones

Procedimiento-de-la-Conexión-Eléctrica

Un aspecto a no olvidar es el reemplazo de las juntas en los racores, especialmente si las antiguas estaban deterioradas. El apriete de las roscas es fundamental para evitar futuras fugas, lo que requiere de un ajuste firme y preciso.

Procedimiento de la conexión eléctrica

Conexión y configuración de la electrovalvula

La conexión eléctrica es un paso crítico pero sencillo. Se debe continuar utilizando el mismo esquema de colores para los cables, asegurando que cada uno ocupe su lugar correcto. Es importante recordar que la electroválvula cuenta con dos modos de funcionamiento, manual y automático, siendo este último el que se sincroniza con el termostato.

Puesta en marcha y verificación del sistema

Relleno del circuito y activación del termostato

Una vez instalada la electroválvula y realizadas las conexiones eléctricas, se debe proceder a rellenar el circuito hasta el nivel indicado por el servicio técnico. Posteriormente, se activa el termostato para que la calefacción comience su funcionamiento y se verifica que la llama se encienda adecuadamente.

Comprobación final del funcionamiento

Finalmente, es esencial comprobar que todo funcione de manera correcta. Esto incluye asegurarse de que no existen fugas y que el calor se distribuye de manera uniforme. En el caso de las calderas con acumulador, es posible que el sistema continúe operando durante un breve periodo después de bajar el termostato, hasta que la temperatura se estabilice.

El mantenimiento y la reparación de sistemas de calefacción son tareas que, aunque parecen complejas, pueden ser llevadas a cabo con conocimiento y las herramientas adecuadas. Resolver problemas como la sustitución de una electroválvula defectuosa es fundamental para asegurar un invierno cálido y confortable en el hogar. Recordemos que estos trabajos son más frecuentes durante las temporadas de otoño e invierno, siendo parte esencial del cuidado de nuestras instalaciones térmicas.

Deja un comentario